Wednesday, August 8, 2012

El cine, cuestión de intuición en cada generación...

Refiriéndome al cine alguna vez escribí; "me pareció el mundo más maravilloso con el que me había encontrado en el universo audiovisual, porque son opiniones tuyas constantes, y está tan bien camuflajeado que la gente lo acepta, lo recibe y lo disfruta. En pocas palabras, a la gente quizá le incomoda que un amigo le diga "tengo problemas", pero parece aceptarlo desde una pantalla de cine."

Para mí ese es el cine, y película que logre esto tiene ese 'arte de la cinematografía'... recuerdo que cuando empecé a estudiar cine, muchos profesores nos aludían (a los estudiantes) a ver cine de antes, sobre todo lo hacían para alejarnos de los típicos enlatados gringos tan entretenidos como vacíos. Estuvo bien, sobre todo para ver como la técnica ha mejorado tanto en el cine a través de los años, estudiar los géneros o maneras de narrar de la mano de mentes brillantes o incomprensibles para muchos, y de todo eso tomar aprendizaje para hacer cosas nuevas e innovadoras en nuestros (no lejanos esperamos nosotros) futuros cinematográficos. Sin embargo es evidente que los más íntimos gustos de los profesores en la cinematografía y a lo que serán fieles por el resto de sus vidas se encuentran inevitablemente arraigados nombres como 'Bergman' 'Hitchcock' 'Kubrick' o más recientemen (y digo 'reciente' por que siguen haciendo cine hoy día) 'Polanski' o 'Woddy Allen'... y es que se trata de generaciones creo yo, y así como estos nombres inspiraron a los profesores en sus joviales inicios del cine, inevitablemente son otros los nombres que manejaremos los jóvenes hoy día.

Sin menos preciar el cine de aquellos entonces y de no tan aquellos, hoy día existen realizadores brillantes, diciendo las cosas de maneras innovadoras, y con un lenguaje cinematográfico muy significativo. Incluso (y este me parece un dato que encaja en lo que intento decir) Park Chan-wook, uno de los directores Surcoreanos más conocidos en Occidente, y confieso de mis favoritos, dijo en una ocasión; "Hitchcock ha sido mi mayor influencia como director durante mis años de universidad. De entre todos sus films destacaría 'Vértigo', me entusiasma su oscuridad. Una cinta que cuenta con un montaje acertadísimo y un hermético guión. Además de incidir en el psicoanálisis, que tanto me interesa en mis personajes"... y entonces será de esta forma como a la jóven generación cineasta nos llegará los vientos 'Hitchcockjenses' 'WoddyAllenses' o 'Bergmanenses'... cuestión de generaciones sin duda.

Es simple, más simple de lo que los profesores creen, no puede metérsele directore en la cabeza a nadie, el que quiera hacer buen cine verá buen cine, porque a veces (por no decir que siempre) es un mundo de mera intuición. En una panorama general, ver películas de unos y otros a veces es simplemente como ver las acciones de la derecha o de la izquierda en el mundo, sí, como el capitalismo salvaje y el comunismo de nuestros días. Ese verdadero arte de obras maestras, diferentes, brillantes y hasta a veces absurdas es como ser de extrema izquierda en la política, sabemos que vinimos al mundo para analisarlo de una manera distinta, que pensámos en las cámaras para sacarles mejor provecho, para ser una oposición a las reglas establecidas... para crear un cine de masas sin que una casa productora nos censure las ideas. Yo le admiro mucho a los profesores, a veces les miro como esos caudillos que nos impulsan furtivamente con sus ideales contra el "capitalismo" cinematográfico, pero nuevamente, mucho papel jugará siempre nuestra intuición, además de todo aquello que hayamos vivido (mucho o poco) y en base a eso, que tan críticos seamos, o que nos interesa en mayor o menor grado. Repito que es simple, el que quiera hacer buen cine verá buen cine, y tratará de nutrirse por si solo... como cuando el exámen es hasta la unidad 10 y tu te estudias la 11 y 12 también. 

A medida que me encuentro con más cine contemporáneo "de izquierda" -Adam Elliot, Steve McQueen, Kim Ki-duk, Yorgos Lanthimos, Pen-ek Ratanuarang- más sigo creyendo que estos serán los nombres que irremediablemente estarán en el panorama educativo o de fanáticos del cine del futuro. A su vez, estarán aquellos jóvenes que no querrán saber de estos nombres, pero que sus directores favoritos traerán en sus influencias, teniendo inevitablemente los lejanos vestigios de las primeras brillantes mentes del cine. Como describe Kim-Ki-duk el basamento de sus películas "8 se convierte en 4, 4 se convierte en 2 y 2 se convierte en uno, es decir, yo soy el 8"... éste será siempre el cine, y estará siempre dividido en el pensante o en el vacío, crítico o conformista, ateo o religioso. Aquellos que siempre están en el intento, con dos escenas brillantes pero el contexto vacío, o con un contexto brillante pero con escenas pobres, terminaran siempre cediendo finalmente a un lado o al otro... en el cine, las medias tintas no duran mucho tiempo.

David Jesús.