Friday, December 7, 2012

¡Rayos y centellas!.. Malasia; la tesis de Asia.







Llegó Diciembre, y con él un año de estar viviendo al otro lado del mundo, en Malasia. Resido -para ser más exacto-, en Puchong, una humilde ciudad al sur de Kuala Lumpur (Capital del país) y al norte de Cyberjaya y Putrajaya, las ciudades inteligentes construidas por el gobierno Malayo por ahí por los 90's. Malasia es un lugar increíble, y no podía dejar pasar éste primer aniversario sin al menos hacer un pequeño repaso de lo que me encontré. Lo que más me ha gustado de éste país y lo que más me ha llegado dentro en el corazón.

La pequeña Puchong, bastante urbanizada por todos lados.

Rayos y centellas es un título apropiado para hablar de éste país, las precipitaciones son todo el año, y son pocas las veces que llovizna. Si se nubla afuera sabes que habrá rayos y centellas, nunca hay suavidad en las descargas que la naturaleza ofrece en éste país. Sin embargo la lluvia no es impedimento para disfrutar Malasia, y en vez de ser algo que molesta, parece un regalo de los dioses... manteniendo una naturaleza frondosa y colorida. El árbol de la esquina jamás pasará sequías y los pájaros tendrán constante apogeo todo el año. Oficialmente hay una época del año dónde llueve más, pero para mí siempre ha sido igual desde que llegué en Noviembre del año pasado.

Las tormentas eléctricas en ocasiones llegan a ser alucinantes, los vientos fuertes mueven las nubes a gran velocidad y el horizonte plano -desde donde yo vivo- te hace ver el recorrido de la lluvia. Muchas veces salgo al balcón solo para disfrutar las tormentas, esa fuerza de la naturaleza que sientes cuando trata de empujarte es fascinante, y en Malasia, algo constante. Los rayos son espectáculo lumínico, y cuando hay suerte, puedes solo tener frente a tu apartamento unos 2 rayos por minuto descargando su furia en el horizonte sin una gota de agua cayendo. A veces, parece que la lluvia le deja el espectáculo a los rayos, y estos hacen un increíble performance. 

Ésta es una foto que tome una noche desde mi cuarto. 
Una de esas veces en las que solo caen rayos y el agua queda reprimida en las nubes.


Ésta es una foto de la NASA desde el espacio sobre los cielos de Malasia.
En la foto lograron capturar un fenómeno llamado 'espectro rojo' (el pequeño destello rojo por encima de la tormenta). Son descargas eléctricas que se dan por encima de las tormentas.
No es fácil captarlos. 

Puchong.

Desde la ventana de mi cuarto hacia el oeste. Donde vivo es la zona industrial de Puchong, así que los grandes edificios del desarrollo Malayo no se yerguen todavía.



Desde mi balcón hacia el suroeste. La carretera que hace curva (parte inferior derecha de la foto), delinea el Puchong residencial del industrial. La mezquita es el símbolo del país islámico.
Aquí se nota claramente como la jungla Malaya no deja de dar batalla a las construcciones humanas.


Desde mi balcón hacia el noroeste. La mezquita más grande de Puchong.

Puchong es una ciudad de más de agradable y fresca. A veces siento que estoy lejos de todo, pero no podría vivir en Cyberjaya (dónde está la universidad), ni en Kuala Lumpur. Ésta última porque al ser capital luce como todas las capitales del mundo y ofrece pocas pizcas de identidad malaya, y Cyberjaya porque al ser una ciudad inteligente está llena de edificios residenciales para estudiantes, universidades, y grandes avenidas vacías con edificios de la DELL, Samsung, Shell... y todas las grandes empresas. Puchong en cambio me recuerda mucho a mi pueblo natal en Venezuela, ciudad bolívar. Es una ciudad súper tranquila y al menos del lado donde yo vivo no se yergue ningún gran edificio y no me pierdo ningún atardecer. Además en el condominio donde vivo se disfruta de todas las culturas... mis vecinos son desde Chinos y Malayos, hasta Indios y Africanos. En una ciudad como ésta realmente sientes que te encuentras al otro lado del mundo. La mezquita reza el 'Al Azam' a sus respectivas horas, y es bastante relajante, aunque puede molestar un poco si estás viendo una película. 




En Febrero el sol se esconde tras la única colina hacia el oeste de Puchong.


En Marzo, detrás de la mezquita.

Kuala Lumpur.

En general Malasia agrada por su mezcla cultural y la devoción de su gente, que no importa si están lejos de sus países natales, siguen adorando a sus dioses en cada esquina. Kuala Lumpur es la mejor exposición de esto, es un encuentro con lo religioso donde quiera que te encuentres... los templos están allí como fotografías que perduran en el tiempo.

Al mismo tiempo los edificios no dejan de crecer y el lado lujoso no deja de hacerse notar. ZARA y todas sus amigas se han ganado grandes vitrinas en la capital. La construcción en sus calles es constante, grúas se yerguen cada cuadra y el desarrollo del país se siente constante. 

 Ésta es la vista de Kuala Lumpur cuando se va llegando a la capital en el tren rápido desde Cyberjaya. Éste aeropuerto no es de mucho tráfico... solo unas pocas avionetas. Entre la comunidad venezolana le llamamos cariñosamente... la Carlota.



 Grúas, grúas y más grúas... el símbolo de Malasia. Se está construyendo por todos lados.


En Febrero de éste año; construcción de un complejo clínico privado. Terminado en Agosto.

Las primas de ZARA en el centro comercial PAVILION.



Un templo Hindú en el medio de la ciudad. A un par de cuadras del barrio Chino. (Kuala Lumpur)



Una iglesia católica en medio de la ciudad. (Kuala Lumpur)



Los edificios modernos imponentes detrás de las casas coloniales. (Kuala Lumpur)

La agencia PORSCHE. Es un contraste. (Kuala Lumpur)

Y éste soy yo en el templo Ten Hou en Kuala Lumpur, con vista a la parte más congestionada de la ciudad.

Penang...

Penang es una pequeña isla al norte del país que da hacia la isla de Sumatra (Indonesia), en el estrecho de Malaca. Penang es una experiencia que no puedo dejar pasar en éste año Malayo... es una isla tremendamente bella, su gente es más escurridiza que la gente de la capital... los turistas son vistos con otros ojos, como más extraños -claro que me refiero a si te adentras en sus calles, por donde ellos no esperan que tu pases-. Es de una belleza infinita, cada esquina parece tener una dirección de arte trabajada... su desorden se convierte en un orden visual delicioso. La mayoría de su población es China... y eso se deja notar.

Éste es el templo Kek Lok Si, sobre la 'colina de Penang' o Penang Hill. Es el templo budista más grande del sudeste asiático, y fui a verle por ahí por Febrero, en mi primera visita a Penang. 

Ésta es una parte de Penang a las orillas de Georgetown (la parte colonial de la isla). Son residentes chinos que construyeron sus casas de madera sobre la playa.


Es un lugar increíble... de lo más silencioso.





Ésta es una casa típica de Georgetown.

Para no hacerlo largo, simplemente Malasia es un lugar increíble, que te da mucho más de lo que uno espera... su gente es mayoritariamente agradable, sonriente, cálidos como el sudeste asiático. Su mezcla de culturas un espectáculo, y su naturaleza muy rica. Acá me quedan al menos 4 años más... y aunque la meta es lograr vivir en alguna parte del nordeste asiático, éste país es un excelente primer paso al mundo asiático... es una tesis del continente entero desde oriente medio hasta aquí. Viendo todas las fotos de Malasia, es increíble que se pueda decir que uno ve todo esto en un solo país. 

La Av. principal de Putrajaya, la ciudad 'inteligente'. Capital administrativa de Malasia.


El hermoso techo de la Mezquita Nacional.

El interior de la Mezquita Nacional. La sala de rezos, hacia La Meca.

Lámparas chinas detrás de Changkat, calle de bares, clubes nocturnos y restaurantes.

Mis padres en Penang. (Vinieron de visita un mes el pasado Octubre, con mi hermana y sobrino).

El templo Ten Hou. Kuala Lumpur.

Acá abajo hay una tienda de Indios... te venden 40 paquetes, 2 gratis. El negocio de tu vida!

Sí sí... que no te puedes besar, es un país musulmán. En muchos parques públicos están los mismos avisos. Para los turistas. Por cierto que 'besar' en malayo significa grande.

En la bella Putrajaya.

Uno de los puentes colgantes sobre el lago de Putrajaya. De noche es un espectáculo de luces.

Las majestuosas Torres Petronas (Torres gemelas más altas del mundo desde 1994). Kuala Lumpur.

 
Con mi familia en el puente colgante que une las dos torres.

 
Desde el piso 83 de la torre B.

La universidad que me dio la beca. Limkokwing University. "El mundo en un lugar".