Monday, March 7, 2011

Hoy, Mañana, Siempre y mucho después de Siempre.

Hoy cambié. Cambié el miedo por la felicidad hacia lo que desconozco, estoy ansioso por el futuro. Cambié la tristeza por el entendimiento de lo que es triste, aún así seguiré permitiéndome llorar. Cambié prioridades y adopté nuevas importancias. Cambié mi sentimiento por uno más puro. Cambié de ciudad, de estilo de vida y probablemente cambiaré de amigos. Terminé de ver las noticias y me convertí en la noticia. Ya me siento parte del mundo. Empecé mi vida... y los importantes se vienen conmigo. Los que no, los despedí. Mi corazón se renueva... me deshice de lo que me sobraba. Dejará de ser él, el que llegue a casa mientras mantengo el escándalo de mi música. Ahora seré yo el que entre a casa esperando ser recibido por quienes están lejos. Dejará de ser ella, quién me llame un domingo por la tarde a su cama para decirme que soy y seré la mejor de sus materias aprobadas en esta vida. Dejará de ser él, quién me pida el favor de conseguirla la música antaña que adora escuchar. Dejará de ser ella, quién me mande a organizar el pequeño espacio donde soñaba cada noche. Extrañaré colores, olores, imágenes, tactos. Extrañaré abrazos, besos, palabras que a veces ni me interesó escuchar. Los extrañaré, porque estarán lejos la mayor parte de mi tiempo. Pero sé que estaremos en el mismo lugar, a cada segundo. Sé que mi llanto por las cosas que no se darán lo acompañarán. 

No es difícil descifrar a quién dirijo estas líneas; A la mujer que es mujer y al hombre que es hombre. La mujer que logró ser casi casi la Juana De Arco del siglo 21, y el hombre que ha vivido la vida como la mejor de las comedias y siempre encontró el final feliz. No es difícil descifrar que las líneas son solo líneas, que esto no expresa mucho y que quizá esperaban más de mí, pero esto es todo. Se graduaron en la carrera más difícil de la vida. Pasando por ingeniería construyeron unas excelentes bases de valores y principios, me dieron la mejor de los consejos con las palabras más acertadas en la filosofía, en el arte me pintaron el mejor de los futuros y me lo enmarcaron en la mente para seguir ese patrón, me heredaron el amor a lo que es suyo en la historia y me enseñaron a siempre decir lo que siento en literatura. Toda esta vida han estado preparando detrás del telón el mayor de los espectáculos, y ahora tengo la enorme responsabilidad de salir y representar en escena todo lo aprendido. Fue mi decisión querer siempre seguir el patrón que ustedes me enseñaron, pero no lo hice por obligación, lo hice por amor.

¡Los felicito! Hicieron el mejor de los trabajos. No lo pudieron haber hecho mejor, simplemente fue excelente. Ahora me toca a mí, y no es difícil descifrar que por dentro, o por fuera estén llorando ahora al dejarme volar. Pero esto es lo más hermoso de la vida, darnos la oportunidad de estar tristes por saber que seremos felices. Y todo lo aprendido sumado a su gran recuerdo constante, lo materializaré en fuerza, perseverancia, ganas y fe. El amor no hay ni que nombrarlo, está en el aire. Una vez más, gracias. Por todo lo bueno que me dieron y por todo lo malo que nunca me ofrecieron. Si hubo errores, o si los hay todavía en ustedes y en mí, de ellos también aprendo y aprendemos juntos. Así que… ¡Muchas Felicidades! ¡Son los mejores padres! Una vez más agradezco haber estado en el espermatozoide que me fecundó. Todavía me sobran momentos, palabras y miradas con ustedes, de eso estoy seguro. Pero ahora lo más importante es hacer la vida que tanto soñaron para mí y a la que le tengo tantas ganas. Estaremos en contacto estoy seguro. Hoy, mañana, siempre y mucho después de siempre. Mucha suerte a los dos. Los amo.

David Jesús Gradi.